Abinader se reunió con el Consejo Nacional de Migración

La noche del viernes, el presidente ejecutó la primera reunión del 2022 con el Consejo Nacional de Migración (CNM), organismo multiinstitucional que tiene pendiente el proceso de normalización de las empresas con sus empleados extranjeros.

Por alrededor de dos horas, el presidente de la República, Luis Abinader, se reunión con algunos de los miembros del CNM en el salón Los Trinitarios de la casa de Gobierno sin que trascendiera lo debatido.

Fuentes palaciegas indicaron que se trató de una reunión rutinaria de cada mes, pero el Consejo tiene pendiente definir las acciones a seguir con las empresas, a fin de que cumplan con la Ley 285-04 o de Migración y los artículos del 135 al 140 del Código de Trabajo, que definen la proporcionalidad de empleados extranjeros en el sector privado, que es 80 % dominicanos y un 20 % extranjeros.

El 28 de diciembre venció el plazo de tres meses que otorgó el consejo a las empresas para cumplir con la orden, de lo contrario, iban a ser sancionadas.

En declaraciones previas, el director general de Migración, Enrique García, manifestó que en la asamblea del consejo, el Gobierno iba a pautar cuándo comenzarían las inspecciones o si iba a extender el ultimátum de tres meses.

A finales de septiembre, el ministro de Interior y Policía y miembro del CNM, Jesús Vásquez, subió al pódium de salón de prensa Orlando Martínez y leyó un documento en el que intimaba a las empresas a ponerse al día con la ley General de Migración y el Código de Trabajo de la República Dominicana.

En cambio, las que violen las normas serían multadas con el pago de cinco a 30 salarios mínimos.

¿De dónde surgió el ultimátum?

Para ese entonces, la crisis de Haití era tendencia por los hechos violentos que se vivían, y que siguen al interior de esa nación.

El 23 de septiembre, Abinader aprovechó el escenario de la LXXVI Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) para exigirle a la comunidad internacional hacerse cargo de la crisis haitiana, porque, no había “ni habrá jamás una solución dominicana a la crisis de Haití”.