Abinader y Defensor del Pueblo se reúnen para tratar atropello Digesett

El Defensor del Pueblo, Pa­blo Ulloa se reunió ayer en el Palacio Nacional por es­pacio de una hora con el presidente Luis Abinader, a quien enteró del inciden­te ocurrido en el Centro de Retención Vehicular ubi­cado en el antiguo Canó­dromo, donde junto a fun­cionarios de la institución y reporteros de varios me­dios fue objeto de atrope­llos por parte de agentes de la Digesett

Tras salir de la reunión, Ulloa declaró a los reporteros de los medios de comunicación que en el encuentro trata­ron sobre el hecho, ya que la oficina de la Defensoría del Pueblo procedió legalmen­te contra los implicados en el atropello en el que también resultaron afectados repor­teros del LISTÍN DIARIO y CDN.

Más allá

A pocas horas tras de lo ocu­rrido, la Digesett comunicó la destitución de la coronela Ysabelita de los Santos Pé­rez, quien fungía como la co­mandante del departamen­to del Centro de Retención Vehicular y se designó en su lugar al teniente coronel Hi­pólito Antonio Rijo Santana; sin embargo, Ulloa fue en­fático en señalar que esa no debe de ser “la medida defi­nitiva”.

“No debe de ser solo eso, es la estructura completa. Esto no es un tema de coronela o no, esto es un tema de quie­nes administran el canódro­mo y otros espacios…mucha gente se desmonta y sale de los lugares y no saben dónde está su vehículo y fue que se lo llevo la grúa y cuando lle­gan a la Colombia (avenida donde está localizado el ca­nódromo) nadie es respon­sable, qué pasa con ese ve­hículo entonces cuando a su vehículo le falta una pieza o lo maltratan, entonces la Di­gesett tiene que hacerse res­ponsable y ellos tienen que entender eso”, manifestó Ul­lloa.

Triste por la prensa

Durante el atropello, los equipos de los medios de co­municación antes menciona­dos resultaron confiscados y dañados por los agentes de la Digesett en el Canódromo, además de un maltrato físico hacia los periodistas y los re­porteros gráficos. “Me sien­to triste por los miembros de la prensa, tanto del LIS­TÍN DIARIO como de CDN, que tuvieron que sufrir ese acto de vandalismo, de ve­jación y de oprobio pero yo confío que de aquí vamos a salir con soluciones para po­der eficientizar esa propie­dad”, expresó al defensor del Pueblo, luego de destacar la labor de los miembros de la prensa en el ejercicio de sus funciones.

Al equipo de CDN le des­truyeron una cámara de te­levisión, mientras que al fo­tógrafo de este diario, Raúl Asencio se le despojó de su herramienta de trabajo y de un reloj inteligente, ade­más, a la reportera, Lourdes Aponte se le quitó un teléfo­no celular.

Ambos equipos fueron retor­nados en la tarde del martes a la redacción del LISTÍN, aunque le borraron la me­moria a la cámara fotográfi­ca y “reiniciaron de fábrica” el celular, en un intento de que no se accediera al mate­rial audiovisual captado por los aparatos. Hasta el mo­mento el reloj de Asencio si­gue desaparecido.

Más allá de la anunciada destitución de Santos Pérez, otras medidas no han sido anunciadas por la Digesett. El único comunicado oficial dice que se ordenó “una am­plia investigación sobre este hecho” y que “el lamentable escenario que se presentó en el Canódromo fue porque no hubo notificación una pre­via para la entrada de la co­misión que encabezó Pablo Ulloa.

Versión de Digesset

Más allá de la destitu­ción de la coronela, la Digesett no ha anuncia­do ninguna otra medi­da. El único comunicado oficial emitido informa que ordenó “una am­plia investigación sobre este hecho” y que “el la­mentable escenario que se presentó en el Canó­dromo se debió a que no hubo ningún tipo de no­tificación previa para la entrada de la comisión que encabezó el Defen­sor del Pueblo. A pesar de las insistencias, el di­rector de la entidad, ge­neral Antonio Guzmán Peralta, no se ha expre­sado acerca de caso.