Cárcel la Nueva Victoria está en completo abandono

El incidente registrado el pasado fin de semana en la cárcel La Victoria, donde al menos tres hombres perdieron la vida y varios resultaron heridos, abrió nuevamente el debate sobre las pésimas condiciones de ese centro penitenciario y levanta la interrogante sobre qué ha pasado con el complejo penitenciario «La Nueva Victoria«, que se mantiene cerrado a pesar de haber sido inaugurado en el 2020.

La cárcel La Victoria, ubicada Santo Domingo Norte, siempre ha sido objeto de polémicas, pues tiene capacidad para albergar poco más de mil hombres y en la actualidad bajo su techo se encuentran al menos 7,714 reclusos en condiciones casi infrahumanas, la mayoría de ellos pendiente de ser procesados. Además, por años este centro aparenta ser “tierra de nadie”, debido a que el control y el orden son impuestos por los mismos reclusos, dejando al descubierto la debilidad de las autoridades penitenciarias.

Del total de privados de libertad que actualmente se encuentran en La Victoria, 3,715 son preventivos y 3,999 están cumpliendo condena por algún delito, de acuerdo con datos ofrecidos a Diario Libre por la Dirección General de Prisiones.

Producto del hacinamiento y la lucha de poder que se vive ahí dentro, donde los “débiles son pisoteados por los más fuertes”, parientes de los internos claman a las autoridades su traslado a “La Nueva Victoria”, que fue construida a los fines de brindar mejor calidad de vida a estas personas y poner punto final a la historia de hacinamiento. 

«La Nueva Victoria»

El 10 de agosto de 2020, el expresidente Danilo Medina y el exprocurador Jean Alain Rodríguez, hoy detenido por imputaciones de corrupción, inauguraron la primera fase del Centro de Corrección y Rehabilitación La Nueva Victoria, en el sector Las Parras, del municipio San Antonio de Guerra, a un costo aproximado de siete millones de pesos.

Aunque en principio se dijo que los presos empezarían a ser trasladados esa misma semana, ya han pasado dos años y hasta el momento no ha sido movido ni uno solo de los internos hacia el recinto, catalogado como el más grande del país.

El centro penitenciario está aún en manos de la Procuraduría General de la República, según la Dirección de Comunicaciones de Prisiones, y todavía no está terminado.

“El centro no lo han entregado porque no está terminado. El traslado no se puede hacer hasta que no terminen el proyecto, eso no tiene luz, todavía no tiene agua, tiene un solo comedor para 8 cárceles y hay filtraciones en el suelo, entre otras cosas”, detalló una fuente cercana a Prisiones. 

Citó la pandemia, la falta de presupuesto y del personal que laboraría en el penal como otros factores que tienen paralizado el traslado, por lo que espera que las autoridades correspondientes se hagan cargo de la terminación del nuevo penal.

Diario Libre intentó comunicarse con la Procuraduría para conocer su opinión sobre este reportaje, pero no fue posible.