Cómo organizar tu refrigerador para ahorrar comida… y dinero

El desperdicio de alimentos no solo es perjudicial para el medio ambiente, también puede ser un golpe a largo plazo para nuestros bolsillos y un gasto considerable del tiempo que invertimos en las compras.

Según datos de 2019 y 2020 citados por Bankrate, una empresa de servicios financieros al consumidor con sede en Nueva York, las familias estadounidenses pueden llegar a gastar entre 8.000 y 7.000 dólares al año en comida.

En Estados Unidos, un 22% del contenido encontrado en los vertederos son restos de alimentos, esos mismos que se nos echan a perder dentro de los refrigeradores cuando termina la semana.

El desafío es reducir esas sobras y comprar exclusivamente lo que se planea consumir, pero también existen otros trucos que vale la pena tener en cuenta, como revisar el termostato de los equipos refrigerantes y conocer cuál es el mejor lugar para almacenar determinados alimentos.

Conoce cómo funciona tu refrigerador

“Lo ideal es que la temperatura sea de 40 grados fahrenheit (4 centígrados) o ligeramente inferior. Si hace mucho más frío que eso, los alimentos tiernos como las verduras para ensalada se congelarán; si hace mucho más calor, los alimentos sensibles como la carne y los productos lácteos se pueden echar a perder”, dijo a USA Today la bloguera Julia Watkins, de Simply Living Well.

Watkins explica que los alimentos que no se echan a perder fácilmente, como los condimentos y los aderezos para ensaladas, se pueden guardar en la puerta, que es el lugar más cálido del refrigerador.

Los jugos, el yogur, el hummus y los artículos con una vida útil prolongada se pueden guardar en los estantes superiores, que son las siguientes partes más cálidas.

“Mantén los alimentos que se echan a perder fácilmente, como la leche y las aves, en los estantes y cajones inferiores, que son las partes más frías”.