Gobierno comienza la construcción de la línea del Metro que llegará a Los Alcarrizos

El Gobierno dominicano ha comenzado la formal construcción de la Línea 2C del Metro de Santo Domingo, que, junto al anunciado Tren de Santo Domingo, es uno de los grandes proyectos que busca reducir los problemas del tránsito en la capital.

El presidente de la República, Luis Abinader, junto a Rafael Santos Pérez, director ejecutivo de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), dio este martes el primer picazo para la obra que estará lista en 24 meses -según las proyecciones- y que tendrá una inversión aproximada de US$506 millones.  

De ese monto, US$110 millones serán para la construcción de una marginal de vehículos y US$396 millones para la extensión de la Línea 2C, la cual estará compuesta por cinco paradas, distribuidas en 7.3 kilómetros. 

De esa longitud, 800 metros serán soterrados, a través de un túnel minero conectado a la estación María Montez, y 6.5 kilómetros serán para un viaducto elevado.  

 En total, la obra irá desde el kilómetro 9 de la Autopista Duarte, hasta la entrada de Los Alcarrizos.  Allí, los usuarios podrán abordar el teleférico que se llevará el nombre de ese municipio.

Según las especificaciones del ingeniero Santo Pérez, las paradas del Metro serán ubicadas a un lado de la vía con acceso desde la calle a nivel de suelo y se van a unir a una vía marginal para producir un descongestionamiento de la autopista Duarte en ambas direcciones, según los detalles de la obra.

La Línea 2C del Metro contempla, además, la adecuación de las vías adyacentes a la marginal para generar un mejor flujo de vehículos.

El Gobierno proyecta un impacto a más de un millón de personas y una generación estimada de 2,500 empleos durante la construcción.

El titular de la Opret manifestó que habitantes de Los Alcarrizos que se desplazan al Distrito Nacional duran hasta hora y media hasta llegar a la parada del kilómetro 9, lo que afecta la calidad de vida.   

Para dar paso al proyecto, Santos Pérez detalló que 133 familias fueron trasladadas y recibieron remuneraciones.  A ellas, y quienes estuvieron presente en el primer picazo, el ingeniero les agradeció haberse desprendido de bienes materiales.

Las comunidades que serán impactadas son el Barrio Enriquillo, Ciénaga de Manoguayabo, La Venta, La Isabela, Independencia, Pueblo Chico, Don Honorio, Barrio Los Angeles, Villa Naco, Los Girasoles, Los Peralejos, Pantoja, Los Alcarrizos.