Los científicos que desarrollaron la vacuna Pfizer / BioNTech contra el covid-19 son una poderosa pareja turco-alemana

Los científicos Ugur Sahin y Ozlem Tureci han dedicado su vida al campo de la oncología y las enfermedades infecciosas, y llevan años siendo pioneros en tratamientos de inmunoterapia personalizados para el cáncer. Pero de cara a la pandemia de coronavirus, la investigación pionera de la pareja en el campo del código genético modificado los ha catapultado al ojo público, como el cerebro detrás de la primera vacuna eficaz contra el covid-19 del mundo.

Sahin, de 55 años, y Tureci, de 53, establecieron BioNTech en la ciudad central alemana de Mainz en 2008. El lunes, el socio de la compañía, la gigante farmacéutica estadounidense Pfizer, dijo que su candidata a vacuna era más del 90% efectiva para prevenir infecciones en voluntarios.

Utiliza una tecnología nunca antes aprobada llamada ARN mensajero, o ARNm, para provocar una respuesta inmunitaria en las personas vacunadas.

En una llamada con reporteros, el martes, Sahin explicó el significado de la noticia y envió un mensaje de esperanza para el mundo.

«Creo que el buen mensaje para la humanidad es que ahora entendemos que las infecciones por covid-19 se pueden prevenir con una vacuna», dijo.

Hablando con CNN, el lunes, Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, lo llamó «el mayor avance médico» en los últimos 100 años.

Si bien la vacuna es un gran paso para la comunidad científica, Sahin y Tureci son veteranos en el mundo de los logros médicos.

La pareja Sahin-Tureci

Ambos médicos capacitados, establecieron su compañía anterior, Ganymed Pharmaceuticals, en 2001 para trabajar en el desarrollo de anticuerpos que combaten el cáncer, y finalmente la vendieron por US$ 1.400 millones en 2016.

El director ejecutivo Sahin y la directora médica Tureci figuran entre las 100 personas más ricas de Alemania, según el semanario Welt am Sonntag. El martes, el valor de mercado de su compañía que cotiza en Nasdaq saltó a US$ 25.720 millones, un salto masivo desde los US$ 4.600 millones del año pasado.

Pero el espíritu caritativo de la pareja y su compromiso de larga data con la academia y la ciencia parecen haberlos mantenido con los pies en la tierra, incluso cuando su trabajo en la vacuna contra el covid-19 los impulsa al centro de atención mundial.

LEELa vacuna de Pfizer contra el covid-19 muestra resultados iniciales prometedores, ¿cuál es el próximo paso?

En mayo, la pareja le dijo a CNN que se sentían obligados a «brindar algo a la sociedad», dado el trabajo que habían realizado en su campo durante las últimas dos décadas.

Sahin nació en Iskenderun, una ciudad en la costa mediterránea de Turquía. Se mudó a Colonia, Alemania, cuando tenía 4 años, donde su padre trabajaba en una fábrica local de Ford, según Reuters.

Conoció a Tureci, la hija de un médico turco, cuando ambos se embarcaban en sus carreras académicas.

Sahin y Tureci se unieron por una pasión compartida por la investigación del cáncer, según Reuters, quien informó que la pareja incluso comenzó el día de su boda en el laboratorio de investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *