Phil Collins se despide con un último concierto por sus problemas de salud

Estados Unidos.- Tras una larga carrera de más de medio siglo, en concreto, 55 años, Phil Collins le dio el último adiós a sus seguidores en el O2 Arena de Londres.

El músico, que nació en la capital británica el 30 de enero de 1951, arrastra desde hace tiempo importantes problemas de salud que, finalmente, le han obligado a bajarse de forma definitiva de los escenarios.

Pese a que la decisión no fue fácil, el hombre detrás de éxitos como ‘Another Day in Paradise’ o ‘In the air tonight’, bromeó con el público que lo acompañó en un sentido evento, diciendo, por ejemplo, que ha llegado la hora de «encontrar un trabajo de verdad».

«Esta es la última parada de nuestra gira, y es el último espectáculo de Génesis. Después de esta noche, todos tendremos que conseguir trabajos de verdad», aseguró.

Collins, que además de cantante es también productor, compositor, actor y baterista, padece una dolencia en los nervios del cuello y de la espalda, de la que ha sido operado, que le impide tocar la batería y el piano, y además necesita un bastón para caminar.

Además, en sus últimas apariciones en directo ha tenido que utilizar una silla, ya que no puede permanecer de pie por más de unos minutos. A esta lesión se le suma un daño permanente en el páncreas tras sufrir pancreatitis aguda en el 2012.

En declaraciones al tabloide ‘The Mirror’, el músico aseguró hace tiempo que aunque su salud le obligó a cambiar el programa de sus conciertos, «la audiencia seguía escuchando y respondiendo».